Early Americas Digital Archive
EADA Home Introduction to the Acrhive Browse/Search the Archive Contact Us News
   

Relaçión general

Álvar Núñez Cabeca de Vaca 1490-1556.

Original Source: Núñez Cabeza de Vaca, Alvar, 16th cent. La relaçión general. Madrid, Spain, December 7, 1545. (Archivo General de las Indias. Sevilla, Spain. Justicia 1131, folios 1184r-1206v)

Copyright 2007. This text is freely available provided the text is distributed with the header information provided.

Full Colophon Information

[1r] Relaçión general que yo,Aluar Núñez Cabeça de Vaca, adelantado y gouernador y capitán general de la provinçia del Río de la Plata, por merced de Su Magestad, hago para le ymformar, y a los señores de su Real Consejo de Yndias, de las cosas subçedidas en la dicha provinçia dende que por su mandado partí destos rreynos a socorrer e conquistar la dicha provinçia..


I

A dos días del mes de dizienbre del año pasado de myll e quinientos e quarenta años partí e me hize a la vela en la vayya * bahía de Cádiz con quatro navíos, quatro cientos honbres y quarenta e seys cauallos y yeguas para yr a la dicha proujnçia del Río de la Plata..


II

A veynte e nueve días del mes de março del año passado de myll e quinientos e quarenta e vn años llegué con my armada a la ysla de Santa Catalina questá en veynte e ocho grados en la costa del Brasil..


III

En esta ysla de Santa Catalina desenbarqué toda la gente y cauallos para poder çertificarme del estado en que estaua la gente española que rresidía en la proujnçia y para poderles enbiar aviso cómo yva en su socorro por mandado de Su Magestad y en su nonbre tomé la posesión de la dicha ysla. .


IV

Otrosý, tomé la posesión en nonbre de Su Magestad en la Cananea que está en veynte e çinco grados poco más o menos en la dicha costa de Brasil. Este puerto de la Cananea está çinquenta leguas de la dicha ysla de Santa Catalina..


V

Luego como llegué a la dicha ysla de Santa Catalina, así a los naturales della como a todos los demás que biben en la dicha costa del Brasil, vasallos de Su Magestad, les hize buenos tratamyentos y les di muchas dádivas por los tener contentos. De los quales fuy ymformado que a catorze leguas de la dicha ysla donde dizen Elviaça estauan dos frayles françiscos, llamados el vno fray Bernaldo de Armenta * Cfr. Bernardo. Posible rotacismo, rasgo dialectal del español andaluz. , cordoués * Cordobés está usado en este texto como insulto, al igual que "vizcaíno" y "comunero", para los partidarios de Domingo de Irala, enemigos de Cabeza de Vaca. , y el otro fray Alonso Lebrón, natural de las yslas de Canaria. Y dende a pocos días, los dichos frayles vinyeron donde yo estaua muy atemorizados y escandalizados de los yndios, que los querían matar porquellos mysmos [1v] dixeron al dicho tiempo que les avían quemado a los dichos yndios sus casas y que por esto se avían levantado e avían muerto dos cristianos, el vno de los quales se llamava Simón Perera, que biuj'a en la dicha tierra. Y yo rrecogí a los dichos frayles y los fauoresçí por que tuuiesen cargo de industriar a los yndios de la dicha tierra e puse mucha diligençia en sosegarlos y hazerlos sus amygos..


VI

Luego, por el mes de mayo del dicho año, embié vna caravela con el contador Felipe de Cáçeres para que entrasen por el rrío que dizen de la Plata a visitar el pueblo que don Pedro de Mendoça allí asentó, que se llamava Santa Marýa de Buen Ayre. Y por ser ynvierno contrario tiempo para la navegaçión del rrío, no pudo entrar y se boluió a la dicha ysla de Santa Catalina. Y después de buelto el dicho Felipe de Cáceres con la dicha caravela en el dicho mes de mayo, llegaron a la dicha ysla donde yo estaua ocho o nueve cristianos que venýan en vn batel del puerto de Buenos Ayres * años -tachado en el ms. , huyendo, por los malos tratamyentos que dixeron que les hazían los capitanes que rresidían en la dicha tierra..


VII

Yo me quise ymformar de los dichos nuebe cristianos el * del estado en que quedaua la gente española que en la dicha proujnçia rresydía y las otras cosas que pasavan en la dicha tierra. Y por la ymformaçión que me dieron, dixeron quel puerto de Buenos Ayres estaua poblado y rreformado de gente y bastimentos; y que Juan de Ayolas, a quien don Pedro de Mendoça avía enbiado por su capitán general a descubrir, al tiempo de su buelta del dicho descubrimyento, trayendo ciertas cargas de oro e de plata, lo mataron los yndios que se llaman payaguas, que abitan en el rrío del Paraguay * Cfr. Paraguey , a él y a todos los cristianos con ciertos yndios de vna generaçión de la tierra adentro que se llaman cheneses, que le traýan las cargas del oro y plata; y que solamente de la dicha generaçión auía quedado biuo vn moço que se llama Gonçalo; y questo avía subçedido por culpa del capitán quel dicho Juan de Ayolas avía dexado en los bergantines para que le aguardase en el Puerto de la Candelaria..


VIII

Otrosí, dixeron que en el rrío del Paraguay, trezientas leguas el rrío arriua del dicho puerto a Buenos Ayres rresydía la mayor parte de la gente española que en la dicha prouinçia avía, que se llamava la çibdad de la Asunçión;.


[...].


[10r] yr en su segujmjento çiertos cristianos. Y los bolvieron del camjno, de cuya yda fugitiva rresultó grande alboroto y escándalo, assí entre los cristianos como entre los yndios naturales, por el mal enxenplo y por llevarles sus hijas y parientas. E por ello mostraron gran sentimyento e, llorando, me pidieron no consintiese llevárselas de su tierra. E se lo prometí e aseguré..


LXIV

Bueltos los dichos frayles por çiertos yndiçios mandé prender a Martín de Orué. Y estando preso, los dichos offiçiales de Su Magestad paresçieron ante mý e dixeron quellos tenýan la culpa en la yda de los frayles porquellos los enbiavan encubiertamente; y que mandase soltar a Martýn de Orué. Y porque a esta sazón estaua ocupado en los despachos de la armada, para yr a descubrir e conquistar la tierra, cometí la cavsa [a] Pedro Estopiñán Cabeça de Baca, el qual proçedió contra ellos. Y los tuvo presos; e los suspendió de los offiçios; y los rremytió a Su Magestad. Y puesto que en los delitos que los offiçiales de Su Magestad cometieron hera el más culpado Domyngo d'Yrala, mandé al juez a quien cometí la cavsa no proçediese contra él ny se hiziese nynguna mynçión en las provanças ny autos porque quería tornarlo al seruiçio de Su Magestad e serujrme dél en su nonbre..


LXV

En este tiempo mandé hazer vna yglesia donde Dios Nuestro Señor se sirviese e administrasen los santos sacramentos porque se avía quemado quando el pueblo se quemó. E anduve muchos días persuadiendo a los dichos offiçiales la hiziesen y no quisieron, hasta que yo la ove de hazer..


LXVI

Sábado, día de Nuestra Señora, ocho días del mes de setiembre del dicho año de myll e quinientos e quarenta y tres años, tenyendo señalados quatroçientos honbres, arcabuzeros y ballesteros, con diez de a cavallo, los mandé enbarcar para proseguir la conquista en los diez vergantines. E antes que me hiziese a la vela, nonbré y señalé por my tenyente de governador y capitán general al capitán Juan de Salazar. Y entre otras cosas que le mandé acerca de la buena governaçión y paçificaçión de la tierra, le mandé que de la madera, ligaçón y tablazón que le quedava hiziese vna caravela en el entretanto que yo iva a hazer la dicha entrada y descubrimyento, para enbiar hazer saber a Su Magestad el subçeso de la dicha conquista. Y alçé la suspensión de los offiçios al contador Felipe de Cáçeres y al fattor Pedro d'Orantes, por lleuarlos en my conpañýa a se hallar en la dicha conquista en seruiçio de Su Magestad..


LXVII

Con los diez vergantines, gente y cavallos, e con hasta myll yndios que llebava en my conpañýa de los naturales, en çient canoas partí del dicho puerto de la Asunçión en el dicho día ocho de setiembre, con tiempo próspero, por el rrío del Paraguay arriba, en demanda del Puerto de los Reyes, para hazer my entrada. Y pasé por tierra de los yndios payaguas, [10v] que mataron a Juan de Ayolas y cristianos. E anduve buscándolos para ver si podía averlos alas manos con el oro y plata que le tomaron. E * no los pude aver - tachado en el ms. vino vno a hablarme debaxo el seguro * Debajo el seguro: en señal de paz y tregua (Cfr. n. 30) . E dixo que su prinçipal lo enbiava a tener plática e saver qué gente héramos; y quel oro y plata que avían tomado lo tenýa guardado para darlo por que le perdonase la muerte de Juan d'Ayolas e cristianos. Yo lo enbié a asegurar que sería perdonado. E al tiempo que yva, vido a Domyngo d'Yrala, vizcaýno, ques el que quedó con estos yndios a esperar a Juan de Ayolas con los vergantines, al qual yo avía mandado se escondiese e no se mostrase por que los yndios se asegurasen. E como lo conosçió, no se confió; e ydo, no bolvió más. E yo pasé adelante..


LXVIII

Vna generaçión de yndios que se llaman guaxarapos tienen sus pueblos rribera del rrío por donde pasé, a los quales dexé de paz e les hize buenos tratamyentos. Martýn de Orué, manyató a vn yndio de la dicha generaçión, diziendo que le avía tomado vna hacha, el qual se le soltó e fue muy descontento. Y venydo a my notiçia, dexé el castigo que Martýn de Orué meresçía para en llegando al puerto por que venýamos navegando..


LXIX

A todos los yndios guaranýes que yban en canoas en toda la navegaçión hasta llegar al Puerto de los Reyes les di de comer e todas las otras cossas de que tuvieron nesçesidad. Y lo mysmo a todos los cristianos que llevava en my conpañýa a conquistar la dicha tierra..


LXX

A çinquenta leguas del Puerto de los Reyes acordé adelantarme con quatro vergantines para hablar e paçificar a los yndios naturales de aquella tierra por que no se alborotasen y escandalizasen de ver todos los navíos e canoas juntos. Y con los otros seys vergantines dexé a vn Gonçalo de Mendoça para que se venyese en my segujmyento poco a poco. Y a ocho días del mes de novienbre del dicho año yo llegué al dicho puerto donde los naturales rresçibieron mucho plazer e contentamyento. E yo les di muchos rrescates..


LXXI

En este Puerto de los Reyes hize maestre de campo al dicho Domingo de Yrala e le encargué la execuçión de la justiçia, y la paçificaçión e conservaçión de la tierra, y el buen tratamyento de los naturales. Y luego tomé la posesión de la dicha tierra en nonbre de Su Magestad, como tierra que nuevamente descubría. E alçé vna cruz, que se puso junto a vn palmar, presentes los offiçiales de Su Magestad y clérigos e otra mucha gente y los naturales del dicho Puerto de los Reyes. .